helminto
1473 Visualizaciones

CG: nm

CA: Biología – Parasitología; Medicina – Parasitología médica.

CT: Los helmintos transmitidos por el suelo —el áscaris (Ascaris lumbricoides), el tricocéfalo (Trichuris trichiura), la uncinaria (Necator americanus y el anquilostoma Ancylostoma duodenale)– figuran entre las causas más frecuentes de infestación en los países en desarrollo. La OMS calcula que más de 270 millones de niños en edad preescolar y más de 600 millones de niños en edad escolar viven en zonas con tasas de transmisión altas de estos parásitos y precisan intervenciones de prevención y tratamiento.
Estos helmintos se transmiten mediante huevos expulsados en las heces humanas, que contaminan el suelo en zonas carentes de un saneamiento adecuado. Las personas se infestan por la ingestión de huevos o larvas infestantes que contaminan los alimentos, las manos o los utensilios, o bien por la penetración en la piel de larvas infestantes presentes en el suelo. Estos parásitos no se multiplican en el ser humano, por lo que la reinfestación se produce únicamente mediante el contacto con fases infestantes presentes en el entorno.
Los helmintos transmitidos por el suelo causan múltiples alteraciones del estado nutricional de las personas infestadas. Por ejemplo, al alimentarse de la sangre y otros tejidos del hospedador provocan una pérdida de hierro y proteínas y obstaculizan la correcta absorción de los nutrientes. Además, es posible que el áscaris compita por la vitamina A en el intestino. Algunos helmintos transmitidos por el suelo también producen pérdida del apetito y, con ello, una reducción de la ingesta de nutrientes y un empeoramiento del estado físico. En concreto, T. trichiura provoca diarrea y disentería.

F: OMS – http://www.who.int/elena/titles/bbc/deworming/es/ (consulta: 28.07.2015)

DEF: Animal invertebrado con forma de verme o gusano, en especial los parásitos intestinales de importancia médica.

F: DTMe (consulta: 28.07.2015)

N: 1. Del griego helmintho- ‘gusano intestinal’; documentado en inglés desde 1852.
2. No corresponde a ningún grupo zoológico concreto, y su uso está actualmente restringido al ámbito médico y biosanitario.
3. El intestino humano puede ser parasitado por una amplia diversidad de protozoos y helmintos (nematodos, cestodos y trematodos). La incidencia de estas infecciones es especialmente elevada en aquellas regiones geográficas de climas cálidos y húmedos donde existen condiciones higiénico-sanitarias deficientes que favorecen las distintas formas de transmisión. Su trascendencia clínica es muy variable, dependiendo del parásito involucrado y el grado de infestación, pero en países de baja renta suponen una de las principales causas reconocidas de anemia ferropénica y malabsorción intestinal. Los niños, por su peor higiene y mayor exposición recreacional a tierra y agua, constituyen la población más comúnmente afectada. La prevalencia estimada de parasitación por helmintos y protozoos en áreas endémicas se encuentra en torno al 85 %.

F: 1 y 2. DTMe (consulta: 28.07.2015). 3. http://www.elsevierinstituciones.com/ficheros/booktemplate/9788475927220/files/Capitulo22.pdf (consulta: 28.07.2015).

SIN: parásito vermiforme

F: DTMe (consulta: 28.07.2015)

RC: helmintiasis, levamisol, parásito, parasitosis.