hidrato de carbono
1370 Visualizaciones

CG: nm

CA: Química – Bioquímica; Medicina.

CT: En un sentido técnico, la noción de hidrato de carbono no es demasiado precisa, debido a que no se trata de átomos de carbono hidratados (unidos a moléculas de H2O), sino que estas moléculas están compuestas por átomos de carbono asociados a distintos grupos funcionales.
Los hidratos de carbono están considerados como la forma de almacenamiento energético primaria desde el punto de vista biológico y constituyen uno de los tres principales grupos químicos que componen la materia orgánica (junto a las proteínas y las grasas). Es posible dividir a los hidratos de carbono en simples (como el azúcar y la miel) y compuestos (cereales, legumbres, arroz).

F: DEFDE – http://cort.as/-00dr (consulta: 9.12.2017)

DEF: Compuesto orgánico cuya molécula contiene un grupo carbonilo de aldehído (aldosas) o de cetona (cetosas) y un grupo hidroxilo en cada uno de los restantes carbonos de la cadena, o sustancia que da lugar a estos compuestos por hidrólisis; la mayoría de estas sustancias tiene fórmulas empíricas en las que la relación C:H:O es 1:2:1.

F: DTMe (consulta: 9.12.2017)

N: 1. – hidrato (nm): Término creado a partir del francés hydrate, formado por el elemento compositivo «hidro-» (del griego ὑδρο- hydro- ‘agua’) y el sufijo de Química «-ato» (del francés -ate) ‘compuesto’; documentado en inglés desde 1802.
– de (prep): Del latín de, denota posesión o pertenencia.
– carbono (nm): Del francés carbone, y este del latín carbo, -ōnis ‘carbón’.
Química. Sustancia orgánica formada por carbono, hidrógeno y oxígeno, en la que estos dos últimos elementos se encuentran en la proporción de dos a uno.
Fórmula general: (CH2O)n, de donde n, es un número cualquiera que sea mayor o igual a tres, encontrándose el límite en 7.
Uso frecuente en plural: hidratos de carbono.
2. El origen de la palabra se da en el siglo XIX por una confusión en la interpretación de una fórmula química, el término se mantiene pero no es muy apropiado debido a que la molécula no son átomos de carbono enlazados a moléculas de agua sino una combinación entre estos y otras moléculas funcionales, considerándose el nombre más apropiado el de glúcido que proviene del griego σάκχαρ que quiere decir ‘azúcar o dulce’ y es usado para describir derivados de la glucosa por polimerización y pérdida de agua.
3. Si se filtra la búsqueda por el tema de Química, la primera vez que aparece en un documento en español registrado por el CORDE es en 1882. Autor: Gabriel de la Puerta. Título: Manual de química orgánica. País: España. Tema: 15.Química. Publicación: S.E. (Madrid), 1882.
Como término no aparece recogido en el Nuevo Tesoro Lexicográfico de la Lengua Española (NTLLE).
4. Se cree que gracias a los múltiples avances químicos de Hermann Emil Fisher (químico alemán, Euskirchen, 1852 – 1919, Berlín) se descubrieron los hidratos de carbono. Durante su estancia en Verona descubrió, junto al médico Joseph von Mering, el veronal o barbital, el primer somnífero del grupo de los barbitúricos. En sus investigaciones demostró que las proteínas están compuestas por cadenas de aminoácidos y que la acción de las enzimas es específica, efectuando la hidrólisis de las proteínas complejas en aminoácidos. En su trabajo acerca de los glúcidos determinó la estructura molecular de la glucosa y la fructosa, entre otros 13 azúcares. Es más, es ahí donde entrarían los hidratos de carbono como fórmulas complejas de estos descubrimientos.
Además, fue el primer químico que planteó la fórmula de derivados de la purina, como por ejemplo el ácido úrico, y la cafeína. En 1902 le fue concedido el Premio Nobel de Química por sus estudios de síntesis del grupo de la purina. También estableció un vínculo entre la biología, la química orgánica y la estereoquímica. Su nombre forma parte de varios procesos químicos, como la Proyección de Fischer, la síntesis de péptidos de Fischer, la reducción de Fischer y otras. Las medallas otorgadas por la Sociedad Alemana de Química llevan su nombre.
5. Comprenden los monosacáridos, como la glucosa, la levulosa o la galactosa; los disacáridos, como la sacarosa, la lactosa o la maltosa, y los polisacáridos, como el almidón, el glucógeno o la celulosa. Son las biomoléculas más abundantes de la naturaleza y componentes esenciales de los seres vivos, donde actúan como fuente de energía, con funciones estructurales, como lubricantes en las articulaciones o intervienen en el reconocimiento de señales celulares unidos a lípidos o proteínas. En la forma cíclica, el grupo carbonilo se encuentra formando un hemiacetal a través de uno de los grupos hidroxilo.
6. Aplicado a los ámbitos de la Tecnología energética y las Energías renovables, el Diccionario español de ingeniería (DEI) de la Real Academia Nacional de Ingeniería (RAING) proporciona la siguiente definición e información sobre ‘carbohidrato’:

  • Cada uno de los compuestos ternarios de carbono, hidrógeno y oxígeno, en los que estos dos últimos elementos se encuentran en relación 2:1, como los alcoholes polivalentes con grupos aldehídos o cetónicos, e incluyen los azúcares sencillos –monosacáridos, disacáridos y oligosacáridos– y polisacáridos, como almidones y celulosa. Sinónimo: hidrato de carbono.

7. Respecto a su utilidad en el campo de las energías renovables se puede destacar que los residuos de biomasa contienen mezclas complejas de carbohidratos (celulosa, hemicelulosa, lujosa y lignina). Todo ello se debe a que la celulosa no se puede fermentar directamente, es decir, es necesario transformarla en azúcares más sencillos para su posterior conversión en alcohol. Tres son los principales métodos para extraer estos azúcares: la hidrólisis con ácidos concentrados, la hidrólisis con ácidos diluidos y la hidrólisis enzimática.
8. El nombre de «hidrato de carbono» es impropio, pues no se trata de verdaderos hidratos, pero se ha impuesto en la práctica.
La preferencia por un sinónimo u otro depende de los gustos personales.
No debe confundirse con «hidrocarburo».
Su adjetivo es «glucídico, -ca».
9. Según Fernando A. Navarro en español es mucho más frecuente ver ‘hidrato de carbono’ que sus sinónimos ‘carbohidrato’ y ‘glúcido’, también correctos. De hecho, ‘glúcido’ es en propiedad un término más adecuado que ‘hidrato de carbono’ o ‘carbohidrato’, puesto que estas moléculas no son átomos de carbono hidratados (esto es, unidos mediante enlace químico a moléculas de agua), sino átomos de carbono unidos a otros grupos funcionales como carbonilos o hidroxilos. Arrastramos el error desde el siglo XIX, cuando los primeros glúcidos aislados se ajustaban a la fórmula elemental Cn(CH2O)n.

F: 1. DLE – http://cort.as/-00fW; http://cort.as/-00fa; http://cort.as/-00fV; http://cort.as/-00fe; http://cort.as/-00fh (consulta: 9.12.2017); DTMe (consulta: 9.12.2017); QGUÍA – http://cort.as/-00ft (consulta: 9.12.2017). 2. CONDD – https://goo.gl/y33ckt (consulta: 8.12.2017). 3. CORDE (consulta: 7.12.2017). 4. BIOQ (consulta: 7.12.2017). 5. DTMe (consulta: 9.12.2017). 6. DEI – http://cort.as/-00hm (consulta: 9.12.2017). 7. ABIO – https://goo.gl/LqzGQM (consulta: 7.12.2017). 8. DTMe (consultsa: 9.12.2017). 9. COSNAUTAS/LIBRO ROJO (consulta: 9.12.2017).

SIN: 1. carbohidrato, glúcido. 2. sacárido; coloquialmente: azúcar.

F: DTMe (consulta: 9.12.2017); COSNAUTAS/LIBRO ROJO (consulta: 7.12.2017). 2. DTMe (consulta: 9.12.2017).

RC: carbono